domingo, 1 de noviembre de 2015

Punto de Cruz: el faro


Empezamos Noviembre con publicación nueva. Sí, ya sé que llevo bastante sin publicar desde la última vez que lo hice, pero en los últimos dos meses he tenido bastantes cosas que hacer (lo cual está genial) y además hace prácticamente un mes que empecé la universidad de nuevo.

Hoy os dejo un pequeño trabajo de punto de cruz que hice hace ya un tiempo, que es un pequeño faro en la costa. Puede ser como una metáfora, ¿verdad? Si uno se ve inmerso en la oscuridad del mar y de repente divisa una luz fija y brillante que le guía hasta tierra. Nunca hay que perder de vista ese faro, incluso cuando la niebla lo oculte de nuestros ojos.

No olvido que tengo un premio pendiente en El Panteón de las Letras, de mi querida amiga Agnes, la cual me nominó semanas atrás. Pese a que ya publiqué el premio una vez, prometo que volveré a hacerlo con las preguntas que ella sugiere. ¡Gracias por acordarte de mí! Y aprovecho el momento para recomendar el blog. ¡Cómo no hacerlo, con ese don de palabra!

lunes, 14 de septiembre de 2015

¡Owl!


Este lindo buhito de fieltro es un broche que fue un regalo para una amiga bastante querida. Solamente es un detalle y me alegro de que le gustara cuando se lo di, hace ya un tiempo. Los colores los eligió ella y los intenté adaptar al pequeño de la forma en que creí que quedarían mejor.

Estando ya a mediados de septiembre, estos días han traído consigo ciertas novedades que han supuesto un avance en mi situación personal y con las que estoy bastante feliz. Además, a finales de este mes nos marchamos cinco días a Dublín, aquel lugar que me enamoró cuando lo visité por primera vez y al que tantas ganas tengo de volver. Después, el comienzo del segundo curso de mi carrera.

En definitiva, las cosas van marchando. ¡Y que siga así de bien!

domingo, 23 de agosto de 2015

Pasta de sal: de todo un poco


Esta nueva entrada trata sobre figuritas de pasta de sal destinadas a convertirse en imanes. Hacía mucho que no subía una publicación con este tipo de manualidades, aunque lo cierto es que no es actual, sino que están hechas desde hace más de un año, pero entre una cosa y otra la he ido dejando para enseñar otras creaciones que han tenido más prioridad para mí. Como veis, se puede hacer prácticamente lo que se os ocurra. Lo imprescindible es echar imaginación o tomar como modelo algo que se quiera reproducir.


Tanto el felino de colores exóticos como la cestita de frutas eran encargos y en su día ya se entregaron a sus destinatarias. La gatita era, por petición, más grande de lo que debería haber sido, al igual que también había sido encargada con colores poco frecuentes para el animal. Y así se hicieron. Solo hicieron falta ingredientes para la masa, colores, esmalte e ilusión para hacerlos, como siempre.

Y para los amantes de las consolas, sobre todo de la XBOX 360, aquí el mando en miniatura. Recuerdo que me lo pasé bien haciendo este en concreto, tan solo tenía que coger el mando de la consola de mi chico y reproducirlo a pequeña escala, tanto como la masa de pasta de sal me dejaba. Y después de aplicarle los colores correspondientes, este es el resultado.

Aquí vemos el famoso logo de Pokémon: la Pokéball. Es muy sencilla de hacer y la verdad es que el resultado queda bastante fiel a la del anime (teniendo en cuenta que para convertirla en imán en lugar de una esfera solamente se muestra la parte delantera).

En cuanto a estas tres caritas, ¿quién no las conoce? El famoso Whatsapp. Estas tres entre otros tantísimos emoticonos. Y como estas, se pueden hacer todos. ¡Es muy fácil!


Y lo mismo digo de la mierda del Whatsapp. La famosa mierda del Whatsapp. Con esa cara tan simpática, ¿cómo no iba a hacerle su propia figurita? ¿Quién no quiere tener una caca en la puerta de su nevera? ¡Ja ja ja!

Por último, el Ying y el Yang, representantes del equilibrio. Porque no sabríamos lo que es el blanco si no conociésemos el negro. Y ambos son necesarios para la existencia del otro.