martes, 25 de marzo de 2014

Monigotes vaqueros


Hecho con tela vaquera de un pantalón reciclado, este muñequito se creó para ser regalado. Desde luego, se notó un montón el empleo de este tejido, puesto que es más duro y menos elástico. No fue un impedimento para llevarlo hacia delante. Los ojos ya son ojos y no botones, y la pupila negra se mueve conforme se gira el muñeco. Compré lacitos para la ocasión y coloqué uno en la oreja izquierda (como se puede ver en la fotografía), al igual que la letra "S" (la inicial de la chica a la que pertenecería después) hecha con tachuelillas de plástico moradas que está sobre un pequeño bolsillo en la parte central. En esta ocasión tampoco se ve el rabito que se encuentra en la parte de atrás, cuyo tamaño es un poco más pequeño que las extremidades inferiores. Como con cada monigote que hago desde que empecé, disfruté mucho creándolo. 


Lo mismo digo de la elaboración de este. Cambia el color, el lado de colocación del lacito y la inicial del bolsillito. Pero también el grosor de las orejas, la colocación de las patitas, la orientación de la costura de la cara... Eso es porque para este tipo de peluches no uso patrón, sino que lo hago a ojo. De esta manera, aunque algunos son diseños parecidos, nunca salen iguales. Así puedo mejorar e innovar en mis ideas, pues se me van ocurriendo cosillas para añadir en los modelos siguientes.

Todavía me queda bastante de esta tela vaquera, pero prefiero guardarla para posteriores muñecos, ya que pretendo seguir experimentando con otro tipo de tejidos. Voy acumulando poquito a poco adornos y demás cosillas, también para distintas combinaciones. Además, justamente hoy tengo pensado ir a ver con qué materiales puedo hacerme para crear mis propios detalles u otros complementos prefabricados y así ampliar mi pequeña colección de accesorios, así como mis conocimientos sobre este mundo tan agradablemente amplio. Quién sabe, incluso puede que me anime a aprender a hacer amigurumis, que ya los he visto en otros blogs que me encantan. Pasito a pasito, que no hay prisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario