jueves, 20 de marzo de 2014

Todo tiene un comienzo



Después de buscar por Internet unas pautas para crear muñecos a partir de telas, me dispuse a hacer mis primeros pinitos. Y así fue como nacieron estos tres monigotes. Es cierto que mis muñecos han cambiado desde estos iniciales, pero todo tiene un pasado y creo que es importante recordar siempre los comienzos. 

El primero, hecho principalmente con un guante de lana verde, fue el que inició toda la saga que vendrá después. Con ojos de botón y una cicatriz en medio del cuerpo parece el gatito de Frankenstein. Quizás es porque soy fan de los peluches o tal vez porque es mi creación, pero me parece una monería.

El muñequito del medio nació de un calcetín. Hacía tiempo que no se encontraba la pareja, así que ¿por qué tirarlo? Para hacer un peluche original siempre viene bien o incluso para hacer pruebas. Cuando una empieza a investigar y experimentar con estas creaciones, va aprendiendo cuál es su manera preferida para coser la tela y unir las piezas, qué formas son más fáciles o difíciles de hacer, dónde quiere que quede el dibujo de la tela sobre el muñeco. Y darse cuenta de cosas como que siempre hay que hacer las piezas un poco más grandes de lo que queremos para el muñeco porque al coserlas siempre quedaran algo más pequeñitas. Supongo que eso es algo básico para los duchos en costura, pero las que partimos de abajo vamos aprendiendo a medida que vamos creando. Tal y como me quedó este muñeco a rayas, me recuerda a un pequeño extraterrestre.

Aunque si hablamos de aliens, el tercero se lleva la palma. Otro calcetín, esta vez de tobillo bajo, fue el que donó su tela para el pequeño peluche. Los ojos están hechos de botones de raso de color rosa pálido. El exterior curiosamente queda hecho por el interior del calcetín, y así aproveché esas costuras para adornar con su textura la piel. Al fin y al cabo es otro extraterrestre, todo vale.

En mi caso, el relleno es de algodón. Me parece barato para lo que uso y le da consistencia a los muñecos. Tampoco lo relleno a presión, porque si no quedan demasiado duros. No descarto buscar relleno de peluche propiamente dicho para innovar más adelante. Todo es cuestión de ir probando e ir encontrando un estilo propio dentro de los diferentes diseños.

7 comentarios:

  1. Muchas gracias por tu amable comentario, la verdad es que ya no le puedo dedicar todo el tiempo que quisiera, aunque sigo haciendo cositas, lo último, las pulseritas de gomas del pelo. Espero que muy pronto podamos ver todas tus creaciones por aquí. y puedes seguir visitándome cuando lo desees.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad q todo comienzo es novedad,duda y experimento,pero eso ayuda a crecer y hacerse grande,en muchos mas sentidos q en principio podamos pensar. Y estoy contigo en q nunca hay q perder d vista los origenes,pues d su mano y con su fuerza podremos hacer d nuestro camino un solido fututo

    ResponderEliminar
  3. Los comiezos sin duda son lo más importante.., es el origen y nunca debemos renegar de ellos sino más bien enorgullecernos ... animo y por cierto son encantadores..!!!!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por los comentarios, animan a llevar adelante el proyecto :)

    ResponderEliminar
  5. Que lindos, cuando creamos vale todo!!! siempre son los primeros trabajitos los que recordamos con mucho cariño aún si no son como nos hubiera gustado . Pero son los que nos dejan también mucho a la hora de probar materiales y técnicas para ir mejorando en los trabajos futuros!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Desde luego! Tampoco esperaba un trabajo super perfecto cuando empecé a hacerlos, pero tal vez sea eso lo que también les de encanto. ¡Gracias por pasarte!

      Eliminar
  6. Hola. me encanta los PINOS que has hecho ..el trabajo de muñecos es una enfermedad..y con unos síntomas deliciosos.
    te invito a mi RETO AMISTOSO Conejo de pascua..tu lo vistes como a tu gusto
    Beso
    http://eldiariodelasmanualidades.blogspot.com/2014/reto-amistoso-de-pascua.html

    ResponderEliminar