domingo, 6 de abril de 2014

Pasta de sal: creando un osito



Existen varios materiales para modelar, tales como arcilla, plastilina, fimo, cerámica... Este está hecho con algo más casero: pasta de sal. Es cierto que solamente he hecho este, pero no descarto hacer más en un futuro pues es super sencillo de fabricar con materiales muy fáciles de conseguir. Y cuando se seca la figura, tan solo hay que pintarla. En este caso, elegí pintura acrílica. En el corazón coloqué la inicial de mi chico (como podéis comprobar, no me canso de crear cositas para regalarle ♥).

Por si alguien desconocía la existencia de esta técnica, voy a explicar un poco cómo hacer figuritas con pasta de sal, ya que me parece muy fácil, económica y bastante apta también para los niños debido precisamente a esa facilidad y a que es cero tóxica, pues todos los materiales necesarios para trabajar con ella son comestibles.


¿QUÉ NECESITAMOS?
  • Harina, sal y agua.
  • Recipiente para hacer la masa.
  • Recipiente para medir los ingredientes.
  • Cuchara para remover la mezcla, aunque también se puede hacer con las manos.
  • Bolsa de plástico.
  • Materiales para evitar manchar, como periódicos o plástico.


¿CÓMO LO HACEMOS?
  1. Lo primero que hay que hacer es la mezcla. Para ello utilizaremos el recipiente que hemos elegido. Las proporciones son las siguientes: por cada tres partes de harina tendremos que utilizar una de sal y otra de agua. Antes de añadir el agua fría poco a poco mientras vamos removiendo con la cuchara (o con las manos, como fue mi caso), habrá que haber echado la harina y la sal previamente. Sabremos que la mezcla está lista cuando ya no se pegue a las paredes del recipiente.
  2. Espolvoreamos una pizca de harina sobre la superficie donde vayamos a trabajar con la masa: una tabla de madera, plásticos, encima de unos periódicos... Es hora de amasarla. Lo ideal es hacerlo durante unos diez minutos, hasta que quede elástica y suave al tacto.
  3. Colocamos a continuación la masa dentro de una bolsa de plástico durante una hora para dejarla reposar.
  4. Una vez pasado ese tiempo, ya podemos utilizar la masa para moldearla y cortarla a nuestro gusto.
  5. Cuando esté lista la creación hay que introducirla en el horno durante dos horas a 100-120º.
  6. Pasadas ese par de horas, ya estará lista para pintar. Témperas o acrílicos serían ideales para darle el color.
  7. Para asegurar un mejor resultado se le puede aplicar un barniz. En mi caso, cola blanca extendida con un pincel en una fina capa fue perfecta para dicha función.

¡Y voilà! Ya tenemos nuestra figurita. Puede estar ya terminada por sí misma o utilizarla para añadirla como complemento a otra manualidad, ahí ya entra en juego nuestra imaginación.

Feliz Domingo.


5 comentarios:

  1. Me gusta mucho. Te animo a que hagaa mas. Cuanta mas practica mas perfeccion y mas satisfaccion personal con tus criaturas

    ResponderEliminar
  2. te salio muy bien para ser la primera que haces ....a mi tambien me gusta hacer figuras pero yo las hago con ceramica en frio o tambien conocida como porcelana fria :) ...voy a probar con esta pasta de sal a ver que tal me va :p...

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de que os guste =D Eso intento, crear y crear para ir mejorando con la práctica y con lo que voy aprendiendo poco a poco! En cuanto a la cerámica fría, qué tal sale de precio? Es económica? No sé si te refieres a la marrón, la gris o incluso otra diferente. En cualquier caso, está muy chulo. Si pruebas con la pasta de sal, ya nos enseñarás el resultado, aunque si ya tienes práctica deduzco que será bueno. Un abrazo para las dos!

    ResponderEliminar