domingo, 23 de agosto de 2015

Pasta de sal: de todo un poco


Esta nueva entrada trata sobre figuritas de pasta de sal destinadas a convertirse en imanes. Hacía mucho que no subía una publicación con este tipo de manualidades, aunque lo cierto es que no es actual, sino que están hechas desde hace más de un año, pero entre una cosa y otra la he ido dejando para enseñar otras creaciones que han tenido más prioridad para mí. Como veis, se puede hacer prácticamente lo que se os ocurra. Lo imprescindible es echar imaginación o tomar como modelo algo que se quiera reproducir.


Tanto el felino de colores exóticos como la cestita de frutas eran encargos y en su día ya se entregaron a sus destinatarias. La gatita era, por petición, más grande de lo que debería haber sido, al igual que también había sido encargada con colores poco frecuentes para el animal. Y así se hicieron. Solo hicieron falta ingredientes para la masa, colores, esmalte e ilusión para hacerlos, como siempre.

Y para los amantes de las consolas, sobre todo de la XBOX 360, aquí el mando en miniatura. Recuerdo que me lo pasé bien haciendo este en concreto, tan solo tenía que coger el mando de la consola de mi chico y reproducirlo a pequeña escala, tanto como la masa de pasta de sal me dejaba. Y después de aplicarle los colores correspondientes, este es el resultado.

Aquí vemos el famoso logo de Pokémon: la Pokéball. Es muy sencilla de hacer y la verdad es que el resultado queda bastante fiel a la del anime (teniendo en cuenta que para convertirla en imán en lugar de una esfera solamente se muestra la parte delantera).

En cuanto a estas tres caritas, ¿quién no las conoce? El famoso Whatsapp. Estas tres entre otros tantísimos emoticonos. Y como estas, se pueden hacer todos. ¡Es muy fácil!


Y lo mismo digo de la mierda del Whatsapp. La famosa mierda del Whatsapp. Con esa cara tan simpática, ¿cómo no iba a hacerle su propia figurita? ¿Quién no quiere tener una caca en la puerta de su nevera? ¡Ja ja ja!

Por último, el Ying y el Yang, representantes del equilibrio. Porque no sabríamos lo que es el blanco si no conociésemos el negro. Y ambos son necesarios para la existencia del otro.

3 comentarios:

  1. Hola! Que hermosas figuras haber si me animo a hacer unas cuantas

    ResponderEliminar
  2. Muy simpáticas. Nunca hice pasa de sal, habrá que intentarlo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Pues os animo a ambas a hacerlo. La receta de la masa la podéis encontrar en Internet y de hecho yo la puse en la primera publicación que hice referida a este material. Es muy fácil, barata y la verdad, entre el moldeamiento y la pintura posterior, se hace muy entretenido.
    Saludos!

    ResponderEliminar